Utilizan la realidad virtual para que los pacientes con esquizofrenia se enfrenten a sus alucinaciones