Uno de cada tres brotes psicóticos en España deriva en esquizofrenia