Una vida sexual satisfactoria mejora la calidad de vida e integración de las personas con esquizofrenia