Una variante genética rara incrementa el riesgo de esquizofrenia