Una nueva técnica que mide los movimientos humanos puede diagnosticar precozmente la esquizofrenia