Una nueva investigación revela vínculos entre la hiperactividad cerebral y los síntomas de la esquizofrenia