El aislamiento social en la niñez podría vincularse a la aparición de enfermedades como la esquizofrenia