Una aplicación para smartphones mejora el aislamiento social de pacientes con esquizofrenia