Un parásito del gato se vincula a las enfermedades mentales como la esquizofrenia