Un nuevo protocolo permitirá un abordaje integral de la esquizofrenia