Un nuevo informe demuestra que fumar aumenta el riesgo de depresión y esquizofrenia