Un nuevo estudio muestra resultados prometedores para los pacientes con esquizofrenia