Un estudio muestra que es posible predecir qué pacientes responderán negativamente al tratamiento convencional de la esquizofrenia