Un estudio halla una proteína vinculada a la aparición de la esquizofrenia