Un estudio descubre conocimientos genéticos específicos del tipo de célula que subyacen a la esquizofrenia