Un estudio allana el camino hacia nuevos tratamientos contra la esquizofrenia