Un 5% de la población sufre alucinaciones o delirios sin sufrir trastornos mentales graves