Tener alucinaciones no es suficiente para predecir el inicio de la esquizofrenia