Descubren que los cerebros de personas con esquizofrenia y trastorno bipolar tienen un pH más bajo