Según un nuevo estudio los genes relacionados con la aptitud para la música también lo estarían con la esquizofrenia