Se encuentran mutaciones en el ADN relacionadas con el riesgo de esquizofrenia y el abandono escolar