Se descubren los circuitos del cerebro que propician la anhedonia, relacionada con la depresión y la esquizofrenia