Se descubre que una intervención de meditación intensiva mejora los síntomas de la esquizofrenia