Se amplían en Estados Unidos los programas en que los pacientes con esquizofrenia tienen un mayor papel en su propio cuidado