Poder hacerse cosquillas a uno mismo es señal de tener rasgos de esquizofrenia