Nuevos métodos de exploración del cerebro podrían ayudar a predecir la esquizofrenia