Nuevos estudios sobre la esquizofrenia aumentan la esperanza en los nuevos tratamientos