Nuevo estudio conecta variantes genéticas con las vías neuronales que subyacen a algunos de los aspectos más desafiantes de la esquizofrenia