No encuentran relación entre las estructuras subcorticales del cerebro y el riesgo genético de la esquizofrenia