Niños y adolescentes con riesgo genético de psicosis pueden tener dificultades cognitivas severas