Los resultados de un estudio apoyan la eliminación del término «esquizofrénico» de la práctica clínica