Los pacientes con esquizofrenia tienen una percepción del tiempo diferente que las personas sin la enfermedad