Los pacientes con esquizofrenia tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular