Los pacientes con esquizofrenia tienen microbios y bacterias diferentes en la garganta