Los nuevos tratamientos consiguen mejorar las tasas de recaídas y la disminución de los efectos secundarios