Los niños que sobrevivieron al Holocausto han tenido el doble de probabilidades de desarrollar esquizofrenia