Los niños con gatos tienen más del doble de riesgo de desarrollar esquizofrenia