Los cuidados que reciben las personas con esquizofrenia se estiman en 3.600 horas anuales