Los antipsicóticos atípicos son la primera línea en el tratamiento de la esquizofrenia