Las resonancias magnéticas podrían detectar signos tempranos de la esquizofrenia