Las personas que tienen un hermano con esquizofrenia presentan un riesgo 10 veces mayor de sufrir también la enfermedad