Las personas que dicen oír a los muertos podrían ayudar a entender la esquizofrenia