Las personas con esquizofrenia toman decisiones económicas menos arriesgadas