Las personas con esquizofrenia tienen tres veces más probabilidades de sufrir apnea del sueño severa