Las personas con esquizofrenia que participan en los ensayos clínicos pueden no ser representativas de la población que tiene este trastorno