Las personas con esquizofrenia no son más violentas que el resto ni siquiera cuando consumen cocaína