Las infecciones aumentan el riesgo de sufrir enfermedades mentales graves