Las estructuras de redes neuronales son clave para entender la propensión a la esquizofrenia y el alzhéimer