Las embarazadas a dieta tienen un 30% más de riesgo de tener un bebé que desarrolle esquizofrenia en la adolescencia