Las células glías son la clave para entender la esquizofrenia y el trastorno bipolar